Nieto y abuelo,
luna llena en sus ojos:
la misma edad.

3 Comments:

Jorgelina Durilén said...

La luna acerca distancias..

Marpex said...

Podría decir:

Nieto y abuelo,
sus ojos en la luna
no ven lo mismo.

Un saludo...Maramín

Juan Carlos Durilén said...

Sí, Maramín, es cierto. La situación permite un sinnúmero de posibilidades. El tema pasa, afortunadamente, por esa atracción irresistible de la luna y el sentimiento que despierta en cada generación. Siempre será poesía. Gracias por la variación del haiku.
Un abrazo.