Hogar de ancianos.
Miradas al camino
cubierto de hojas.
 

4 Comments:

Alberasan said...

Un saludo Juan Carlos. Uf, muy impactante. Se lee y se vuelve a leer y uno se queda mudo...
Nos vemos, me gusta tu blog.

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Alberasan.
Por tu visita y tus palabras.
Un placer compartir este camino con tu sensibilidad.
Un abrazo.

Mirta said...

Juan Carlos.

Primero presentarme, soy Mirta Gili, de San Nicolás, Argentina y he tenido el placer de conocer en principio tus comentarios en el blog de alberasan y noches blancas.
Has despertado mi curiosidad porque tus comentarios no pasan desapercibidos y aquí estoy leyéndote y siguiéndote.

Qué decir de este hk, tu sensibilidad brota de estas breves palabras, todo está sugerido en esas miradas y ese silencio. Impactante, casi me atrevo a decir doloroso.

Además quiero hacer un comentario sobre el hk que tienes en la portada, he visto algo similar hace unos meses y deseo compartirlo contigo además del abrazo de agradecimiento por tus versos.

Las Tres Marias
asoman donde el viento
mueve el follaje

Un fuerte abrazo

Juan Carlos Durilén said...

Querida Mirta:
¡Cuánta alegría encontrarte en este camino del haiku!
Tus palabras me han conmovido.
Gracias por tu visita, por tu comentario tan hondo a este poema, en particular, y por hallar similitudes como el de la portada y el de las Tres Marías. ¡Qué bueno reconocer otras miradas sobre el mismo motivo!

Cuando puedas envíame tu dirección de correo electrónico.

De nuevo, gracias, y recibe mi afecto en un gran abrazo.