Feria del Libro:
entre letras y estrellas
las campanadas.

2 Comments:

Gloria said...

Que bueno ese Haiku, hay que vivirlo para sentirlo, espero en mi próxima visita poder experimentarlo. El sonido de las campanas es místico, te lleva a lugares desconocidos donde el espíritu se regocija.

Juan Carlos Durilén said...

Agradezco, Gloria, tu nueva visita.
La feria, en plaza San Martín, con sus anaqueles repletos de libros, la noche de septiembre y la Catedral ofreciendo ese pequeño concierto de campanas... Emocionante. Ya tendrás oportunidad de experimentarlo. Quizás el haiku no alcance a expresarlo todo, pero vale el intento.

Un beso.