Entre la bruma
el sol enrojecido.
¿Un pescador?

10 Comments:

unsui said...

Me gusta mucho Juan Carlos
Por la pinta de barco no creo que lo se... Pero ¿y si el patrón lleva una caña?

AMBAR said...

Me encanta el haiku y la imagen, ya no lo intento porque parace me son rebeldes, dejaremos pasar el tiempo.
Pero disfruto de los tuyos que son preciosos.
Un abrazo.
Ambar.

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Unsui.
Es correcta tu observación. La bruma y la distancia no permitían saberlo a ciencia cierta. Pero, me atreví a la pregunta.
Aprecio que aportes tu experiencia en el mar.

Un abrazo.

Juan Carlos Durilén said...

Muy agradecido, Ambar, por tu visita y tus amables palabras.
No dejes de intentarlo. Lee a los maestros; ellos te indicarán el camino.

Otro abrazo.

Xaro La said...

Muy hermoso el haiku Juan Carlos, la foto exquisita complementa total mente al hiaku, ese color "enrojecido" y la pregunta final...

Me encanta

Un fuerte abrazo amigo JC

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Xaro.
Me da gusto que el conjunto sea de tu agrado. Ese color crepuscular (ya sea al alba o al ocaso) adquiere muchas veces tonos sorprendentes e invariablemente bellos.

Aprecio tu comentario y tu buena compañía, amiga.

Otro abrazo.

gorka said...

Muy bonito JC!

Haya caña o no en ese barco, el instante captado en forma de haiku tiene haimi ;D

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, querido Gorka.
Me alegra que lo captado en el haiku provoque en ti ese haimi del que hablas.
Eres muy amable.

Un abrazo.

maria del carmen nazer said...

Tengo una amiga muy querida que tiene un blog preciosísimo, tal vez la conozcas ( VOLARELA )Con palabras de ella te pregunto sobre la imagen y el haiku "¿Cómo recoger tanta belleza desbordada "? besos de luz.

Juan Carlos Durilén said...

Querida María del Carmen:
Desconocía la existencia de ese blog. Haré una visita a tu amiga Volarela.
Y con respecto a la pregunta, sabes, amiga, que el haijin procura encerrar el momento que lo impresiona. Luego, el lector, como tú, lo fecunda con su propia emoción. La belleza puede estar en el haiku, pero creo que antes está en tu corazón.

Gracias. Un beso.