Restos de sopa.
Palomas y gorriones
al sol de mayo.

16 Comments:

AMBAR said...

Buenos dias Juan Carlos.
Amigo...al sol de mayo acudo como los gorrione y palomas, a disfrutar de tus preciosos haikus, después de pasar por ese bello fresquito viento del norte que deja desnuda el alma.
Un abrazo.
Ambar

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Ambar, por tu hermoso comentario.
Me alegra que los haikus te dejen esas sensaciones climáticas tan diferenciadas, jejeje...

Otro abrazo otoñal.

Luján Fraix said...

HOLA JUAN CARLOS
PRECIOSO HAIKU COMO SIEMPRE, MAESTRO.
TE DEBO UN CORREO, ES QUE RECIÉN ESTOY PONIENDOME AL DIA.
UN BESO GRANDE.

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Luján.
Siempre tan atenta.

Sé que estás muy atareada. No te preocupes. Me gusta recibir correos, por supuesto, pero debo respetar los tiempos de mis amigos.

Otro beso.

LOS OJOS DE LA NIEBLA said...

Ya se oye el canto de los gorriones al amanecer, mayo primaveral en España..
Un saludo

maria del carmen nazer said...

¡Hermoso HAIKU Juan Carlos !!

Eres un maestro !!
Besos de luz.:)

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Pilar, por pasar por aquí y detenerte.
Hermoso compartir tu mayo primaveral con este mío, otoñal.

Un beso.

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, María del Carmen.
No voy más allá de ser un modesto haijin que sigue aprendiendo.

De todos modos, aprecio tu generosidad.
Nos seguimos acompañando, amiga.

Otro beso.

紅葉 momiji said...

Tiene algo de infantil, en el buen sentido, que cautiva. Enternecedor... :)
Un abrazo

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Félix.
Aprecio mucho tus palabras.
En una de mis caminatas me encontré con esta escena. A mí también me enterneció.

Un abrazo otoñal.

Kairi said...

Un abrazo muy fuerte y un besos con todo mi cariño.
Gracias Juan Carlos.

Juan Carlos Durilén said...

Gracias a ti, Kairi.
Aprecio mucho tu compañía y tu saludo.
El haiku nos convoca. Espero leerte muy pronto.

Otro abrazo, amiga.

Xaro La said...

Preciosa estampa Juan Carlos, al sol de tus haikus yo me acerco con todo respeto y admiración.

Eres un gran haijin

Un cariñoso abrazo querido JC

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Xaro.
Como siempre, repartiendo halagos tan generosamente.
El poeta puede llegar a ser haijin, pero también es cierto que el haijin lo es porque su haiku guarda consonancia con la afinidad de quien lo lee. Esa participación y confluencia hacen que el haiku sea tal.

Gracias, amiga, por tu cercanía espiritual, por esta sintonía poética.

Un beso.

Josefa said...

Hoy luce con esplendor ese sol de tu haiku. Me encantó. Gracias maestro por tus bellos haikus.

Juan Carlos Durilén said...

Gracias a ti, Josefa, por tu compañía y tus siempre amables palabras.

Un beso.