Ríe la niña:
al tocar una rama,
¡gotas de lluvia!

18 Comments:

Rosamaria Ruperez said...

!!Que hermosa escena haces entreveer en tu haiku...,
la niña riendo ante el juego con las gotas de agua.
Un abrazo Juan Carlos.

Leti Sicilia said...

Una verdadera delicia leer este haiku: llega el sonido, la atmósfera que lo rodea... es precioso.

Gracias Juan Carlos.

Un cálido abrazo.

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Rosamaría.
Me alegra que la escena te resulte tan grata. También lo fue para mí, sin duda.

Aprecio tu visita y tus palabras.

Otro abrazo.

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, querida Leti.
Es grato saber que el haiku llega de esa manera.
Fue un momento muy simpático y tierno, a la vez. Esa niña riendo cuando las gotas de lluvia cayeron sobre su carita al mover la rama.
Me encantó la escena y procuré transcribirla.

Un gran abrazo, amiga. Valoro mucho tu nueva visita.

maria del carmen nazer said...

¡una ternura juan Carlos !! Me re re re gustó !
No hay nada que hacerle ¡eres el maestro de los haikus !
Un maestro gigante.
¡feliz día !! :)

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, María del Carmen.
Aprecio tu sincero elogio, pero muy lejos de ser un maestro.
Tengo la suerte de contar con lectores tan sensibles y amables como tú. Lo demás lo pone el entorno. Yo sólo transcribo. Eso es todo.

Te deseo lo mejor.

Un gran abrazo, amiga.

maria del carmen nazer said...

Juan Carlos : encontré la forma y pude poner de portada tu haiku .
Gracias otra vez. :)

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, María del Carmen.
Es un gran honor porque es tu humildad la que lo permite.
Me alegra que haya sido de tu agrado. Lo mereces, y vuelvo a desearte lo mejor, querida amiga.

Que tengas felices días de otoño.

Un gran abrazo.

elias said...

No se cómo se llega a lograr algo así, admirado amigo, pero has representado con tanta nitidez y calidez el momento que veo la escena como si estuviese allí, y me he emocionado...
Un fuerte abrazo

unsui said...

Una preciosidad de haiku
Un abrazo
j

Juan Carlos Durilén said...

Tu emoción, amigo Elías, es el mejor regalo para un haijin.
No obstante, repito aquí lo que le comentara a María del Carmen: la naturaleza genera este momento, una maravillosa conjunción con el ser humano; yo sólo tuve la suerte de presenciarlo y transcribirlo.

Muchas gracias por tu sinceridad.

Un gran abrazo.

Juan Carlos Durilén said...

¡Cuánto agradezco tu comentario, amigo Unsui!

Me alegra mucho sentir que el haiku propicia esta afinidad, esta cercanía.

Un fuerte abrazo. Nos seguimos acompañando.

gorka said...

Gran haiku, Juan Carlos.

_/\_

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Gorka.
Me alegra compartir este momento.
Tu sensibilidad lo hace posible.

Un gran abrazo, amigo.

karin rosenkranz said...

Feliz otoño, y felices momentos bajo la lluvia.
Un saludo

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Karin.
Me alegran tu visita y tus buenos deseos.
Lejos de Argentina, que tengas una hermosa primavera.

Un beso, amiga.

Xaro La said...

Qué alegría da al leer este haiku, me encanta, gracias por compartir este gran haiku Juan Carlos

Un cariñoso abrazo

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Xaro, por tu compañía y tus palabras.
También para mí una alegría saber que te ha gustado.

Otro abrazo, amiga. Que tengas una linda primavera.