Viento del norte.
En un hilo de araña
gira un insecto.


2 Comments:

Carlos Blanc Portas said...

¿Qué tiene el viento del norte, Juan Carlos, que nos hace fijarnos en esa escena del insecto girando en el hilo de la araña y que para mí simboliza el juego entre la vida y la muerte? Siento un viento oscuro y frío, quizás implacable, pero también veo al insecto que lucha por vivir.
El verdadero haiku, para mí, es el que hace que de la unión de todos sus elementos brote un significado que no se puede abordar directamente con las palabras ¿no te parece? El haiku deficiente es el que solo consigue unir sus elementos en una anécdota.
Hay mucho haiku anecdótico, Juan Carlos. Cada vez, me atrevo a decir, más. Pero los tuyos siempre despiertan en mí algo que estaba oculto y que me deja el alma como en vilo, como inquieta y a la vez meditando. Gracias!

Juan Carlos Durilén said...

Gracias a ti, querido amigo, por pasar por aquí y dejar este comentario tan sustancioso.
Me alegro, por otra parte, que este haiku suscite esos sentimientos.
Sin embargo, debo decir que ese juego entre la vida y la muerte ya había acabado: de ese hilo de araña pendía y giraba un pequeño insecto muerto hace tiempo, que fue lo que me impresionó. Parecía algo más macabro aún, pero tan natural como la propia muerte.
Es interesante, además, cómo un mismo "viento norte" puede ser tan distinto entre un hemisferio y otro. En Argentina, el viento norte es sinónimo de viento cálido, con polvo, y, en pleno verano, suele predisponer al mal humor, la irritabilidad... En este caso, tardío, ya que estamos atravesando el otoño.

Otro gracias y un gran abrazo, Carlos.