Ramas al viento
que ocultan y descubren
la misma estrella.

4 Comments:

Acosta Redón said...

Estimado Juan Carlos:
Pocas palabras para para llenar tanto vacío. Sin dudas profundos y simples.
Espero lea estas palabras y pueda escribirme algo.
Un abrazo con gran afecto.

Juan Carlos Durilén said...

Estimado amigo:
Desde ya gracias por participar de este espacio. El haiku nos convoca, nos acerca, nos hermana. La poesía sigue viva y me reconforta reconocerme en su camino, desde mi modesto aporte. Un gran abrazo.

RAFAEL ROLDÁN AUZQUI said...

La sencillez de la imagen captada con intensa vividez... Un haiku bellísimo.

Juan Carlos Durilén said...

¡Gracias, Rafael!
Ese siempre es el intento. A veces logramos captar el instante haiku. Me alegra que este sea el caso.
Un abrazo.