Se apaga el sol.
Con los últimos pájaros
nace la luna.

6 Comments:

cielo claro said...

Tu ángel para los haikus son sorprendentes, incomparables, llenos de esa exquisita magia.
Es tan hermoso entrar a extasiarse con tu esencia del verso del haikius. Un placer acompañarte. Te dejo el cometario aqui, pero me paseé por todo..... mis besos chilenos para ti.

Juan Carlos Durilén said...

¡Ah, Freya! ¡Qué hondo encanto en tus palabras! ¡Qué goce poder compartir con tu sensibilidad de excelente poeta estos humildes haiku! Puentes de corazón a corazón. Gracias, una vez más, por tu amable visita y por tu poesía.

Un beso.

Radoslav said...

Estimado Juan Carlos, debido a la cortesía de Giovanni Jara, he conocido tu blog.Me encantaron tus haikus, especialmente el que comento. Atentamente, Radoslav Ivelic, también cultor de haikus, desde Chile.

Juan Carlos Durilén said...

Estimado Radoslav:
Me siento muy honrado con tu comentario. Muchas gracias por tu visita y por tu concepto de haijin. Espero que esta conexión que el haiku propicia sea de siembra y cosecha mutua. ¡Y gracias a Gio!

Un abrazo.

Mercedes said...

Estimado Juan Carlos:
Gracias por pasarse por El reflejo de Uzume y comentar. Nuestro amigo en común Gio Jara, ha hecho que nos conozcamos, lo cual agradezco.
Un saludo desde España.
Seguiremos en contacto a través de sus Hojas de Haiku.

Juan Carlos Durilén said...

¡Bienvenida, Mercedes!
Gracias por su visita y sus palabras. Celebro este encuentro que el haiku promueve y que el amigo Gio ha hecho posible. Será un placer seguir en contacto.
Con mi afecto.