Haiga - Abril/2010

4 Comments:

LA JOLI said...

Compartimos el placer de reconocerle a cada estación sus colores, sus aromas, su brisa, su sol. Pero el otoño tiene mi amor especial gracias a tu admiración y a la cálida poesía que siempre nos inculcaste. Ojalá que todos los lectores puedan percibir este cariño, y si algún sueño imita el otoño que sólo sea para besar nuestros pasos e invitarnos a volar otra vez!

Juan Carlos Durilén said...

Querida hija:
Sin duda, lo has dicho todo. Tanto o más de lo que puede encerrar el haiku en su brevedad. Que tus pasos y tu cariño propicien el vuelo en este otoño inaugural.

Un abrazo.

Gloria said...

Es evidente que los Haiku, del Blog de Juan Carlos, estan construidos desde un flash que capta los sentimientos del alma.
Además de una observación, seguramente, placida y serena. Tan simple, que no se puede explicar, solo exponer, a través de 17 sílabas.
La naturaleza, como gran aliada,inspira espontáneamente y las palabras brotan en una catarata de frescura y sensibilidad.

Juan Carlos Durilén said...

¡Gracias, Gloria, por visitarme y por tan profundas palabras!
Y gracias, también, por hacer de este camino un bien compartido. Sus haiku así lo revelan, y este mismo texto vale para su poesía.
Agradezco su generosa modestia.
Con todo mi aprecio.