Jardín marchito.
El color de los cítricos
en la frutera.

4 Comments:

Mirta Gili said...

Juan Carlos, el color y el olor del invierno en este haiku.
De la mano de tu sensibilidad dejamos lo marchito para llenarnos de color y aroma... Muy bello !
Un beso

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Mirta.
Es tu sensibilidad de poeta la que hace posible que ese color y ese aroma cobren presencia. Tan típica del invierno.
Es un placer tu visita y tu generosidad.
Otro beso para ti.

MERCEDES PÉREZ "KOTORI" said...

Me gusta la percepción y la profundidad de lo que transmites en este haiku. Los ciclos eternos de la vida y la muerte en la que todos irremediablemente estamos inmersos.

Un abrazo, Mercedes

Juan Carlos Durilén said...

Compartimos el concepto, Mercedes.
Agradezco tu sensibilidad y el modo de expresarla. No digo nada nuevo. Tu poesía y tu arte fotográfico así lo testimonian. Gracias por estar en este mismo camino.

Otro abrazo para ti.