Octubre/2010

6 Comments:

Gloria said...

¡¡ Es hermosísimo, me emociona !! Te felicito, en el Colegio, en este momento hay varias "panzas" y la de la foto, es una actitud muy habitual de protección y meditación, es el típico lazo invisible entre la madre y su hijo, un diálogo muy íntimo.

Comentario técnico:
Si me permitis, con todo respeto:

Sol de la tarde:
sobre el vientre su mano
reposa atenta.

Porque me parece que al decir, la coma le corta fluidez.
Es una opinión, nada mas, porque el espíritu de ese Haiga es maravilloso.

Cariños: Gloria.

Juan Carlos Durilén said...

¡Muchas gracias, Gloria!
Por tu hermoso comentario y, sin duda, tu valioso aporte.
Es cierto. Yo también estaba en duda con respecto a la puntuación de este haiku.
Veo que coincidimos, por lo que he practicado tal corrección y el poema ha ganado en fluidez sin perder su esencia.
Gracias, de nuevo, por estar atenta y brindarme tu apoyo en aras de una mejor expresión.
Siempre son bienvenidas las observaciones que apuntan a ello.
Me alegro que el tema haya sido de tu agrado y que esa conjunción que el haiga propicia provocara tu emoción.

Un abrazo.

Marpex said...

Excelente foto-haiku.

Maramín

Juan Carlos Durilén said...

¡Muchas gracias, Maramín!
¡Qué grata sorpresa tenerte por aquí! Tu visita y tu palabra generosa.

Un abrazo.

Angel Javier said...

Qué haiku más hermoso! Muchas Gracias Juan Carlos, un abrazo grande

Juan Carlos Durilén said...

A ti, Ángel.
Agradezco tu visita y el énfasis de tu expresión.
Me alegra que sea de tu agrado.
Da gusto seguir intentando.

Otro abrazo.