Luces del templo.
Se apagan los murmullos
en los olivos.
 

2 Comments:

Beatriz Salas said...

Hola,
hace poco que conozco Hojas de Haiku y quisiera dejarle una para saber si entendí el sentido:

Hojas caídas
corren las veredas airadas
fría soledad mía

(Por favor, podría corregirme?)

Un abrazo agradecido.

Juan Carlos Durilén said...

Bienvenida, Beatriz.
Me causa una particular alegría saber que el haiku ha ganado tu corazón, y más aún, que haya estimulado tu alma de poeta con versos como los presentados.
Gracias por la confianza que depositas en mí, al ponerlos a mi consideración, aunque muy lejos de mi parte de ser un maestro, apenas un compañero de ruta.
Este es un espacio un poco limitado para responderte. Prefiero hacerlo por correo. Pronto tendrás noticias mías.

Otro abrazo para ti.