Se unen las luces
del alba y del ocaso.
Lapacho en flor.

6 Comments:

Elena Bravo "Elena de San Telmo" said...

Se abre el corazón al ver un lapacho en flor, la naturaleza nos consuela.
Tu haiku me da alegría, muchas gracias Juan, un beso

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Elena.
Tu alegría es la mía. Es el mejor premio.
La alegría de compartir esta mirada sobre la vida que no cesa de prodigarse.

Aprecio mucho tu visita y tu comentario.

Otro beso.

Diana Profilio said...

Vengo a felicitarte personalmente, pues tuve el placer de escuchar la interpretación de Beatriz Salas de tu bellísimo poema. Bravo, querido cordobés!!! Desde Mar del Plata un beso grande!!!

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Diana, querida compatriota.
Bienvenida a "Hojas de Haiku".
¡Qué bueno y qué alegría que un poema genere este encuentro, vía España!
Es un enorme placer tu visita, tanto como tus hermosas palabras.

Un abrazo, con todo mi aprecio.

Beatriz Salas said...

Mi querido amigo,
qué bella sorpresa recibir, al abrir los ojos, tu felicitación y tu cariño. Muchas gracias, muchas.

"Se unen dos mundos,
se abrazasn dos extraños,
felicidad y caricias."

Juan Carlos Durilén said...

¡Gracias, Beatriz! ¡Qué más decir!
Gracias por tu poema en forma de haiku, tan cálido, tan hondo...
Gracias por tu cariño.
Es cuando la distancia pierde sentido y el lenguaje del corazón es uno.

Un beso, desde esta primavera.