Frescor de campo.
Por la quieta alameda
solo la luna.

12 Comments:

Xaro La said...

Cuánta calma se ve en la foto Juan Carlos con esa maravillosa luna, qué hermosa estampa.

El haiku perfecto, me gusta mucho y con tanta sintonía con la foto

Gracias por compartir tanta belleza

Un abrazo amigo JC

Juan Carlos Durilén said...

Gracias a ti, Xaro.
La naturaleza siempre tan pródiga en encantos. Como esta calma, que tú tan bien percibes. Esta "calma iluminada..." que me place compartir.

Un abrazo, amiga.

gorka said...

Si Juan Carlos, gracias por tu sensibilidad...

Un abrazo, amigo.

Juan Carlos Durilén said...

Gracias a ti, Gorka.
Es la misma sensibilidad que llevas en tu corazón, amigo.
La que nos permite establecer este puente a través del haiku.

Un abrazo.

Silvana said...

Qué imagen bella! Qué haiku bello!

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Sil.
Me alegra mucho que te guste.
Es un placer compartir momentos así con espíritus como el tuyo.

Agradezco tu visita y que te hayas detenido a dejar tus impresiones.

Un beso.

DeaBea said...

Querido JC, hay una sentimiento tan especial en tus haikus ...Eres realmente un haijin!

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Bea.
Tu generosidad y tu sensibilidad me conceden el honor de llamarme "haijin". Un alto honor. Ojalá mi modesta labor guarde relación con tal distinción.

Agradezco tu compañía.

Un abrazo.

Leti Sicilia said...

Puedo sentir ese frescor, esa sensación maravillosa de pasear a la luz de la luna... bellísimo instante.
Gracias.

Un abrazo.

Juan Carlos Durilén said...

Tus palabras, Leti, iluminan este haiku como esa claridad lunar.

Gracias, amiga. Un placer compartir este momento.

Un abrazo.

AMBAR said...

Hola Juan Carlos.
Muy bello conjunto de imagen y haiku, me gustan las dos cosas.
Un abrazo.
Ambar.

Juan Carlos Durilén said...

Cuánto me alegra, Ambar.
Agradezco tu compañía y que te hayas detenido a dejar tus impresiones.
Las valoro mucho.

Un beso.