Olor a lluvia...
El sonido del cántaro
mientras se llena.

19 Comments:

gorka said...

Como se llenan los sentidos al leer este maravilloso haiku...

Gracias por compartirlo.

Un abrazo eterno Juan Carlos.

Juan Carlos Durilén said...

Como siempre, eres muy amable, Gorka.
Me alegra que este haiku te impresione de tal modo.

Muchas gracias.

Otro abrazo.

AMBAR said...

Que bellos suenan y que bonitos son tus haikus, me gusta disfrutar de ellos siempre que puedo, ya que mi tiempo se mengua.
Cuando tengas tiempo me gustaría me dijeras como haces para subir un pps al blog, nunca lo he intentado, gracias.
Un abrazo.
Ambar.

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Ambar.
Siempre es un placer compartir estos momentos que testimonia el haiku. Una manera de acercarnos.

Perdón. Se me pasó lo del pps. Te envío un correo.

Un beso, amiga.

Katarzyna Tkacz said...

Cancelación de ruido la plena armonia de haiku.
Es lo que estoy buscando trabajo. Saludos, Kasia:)

Juan Carlos Durilén said...

Dziękuję bardzo, Kasia.
Twoja wizyta jest radość.

Pozdrowienia.

Xaro La said...

Qué maravilla de haiku Juan Carlos, el olor a lluvia y ese sonido que gotea en el cántaro.

Felicidades y gracias por compartir tan excelente arte

un abrazo amigo JC

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Xaro.
Eres muy generosa. Me alegra que tu corazón halle en el haiku esta particular empatía.

En mí, el placer de lo compartido.

Otro abrazo, amiga.

Leti Sicilia said...

Precioso haiku Juan Carlos, transmite tantas sensaciones... Gracias por compartirlo.

Un beso.

Rafael Castillo said...

Me recuerda la niñez en mi pueblo, cuando el agua de las canaleras llenaba cubos y macetas en los patios... Gracias amigo Juan Carlos por transmitir tan hermosas sensaciones.

Juan Carlos Durilén said...

Gracias a ti, Leti.
Sabes que el haiku se completa con la sensibilidad del lector.
En este caso, más aún, con la sensibilidad de una muy buena haijin.

Un beso, amiga.

Juan Carlos Durilén said...

¡Qué gusto me da tu comentario, Rafael!
¡Qué bueno que el haiku rememore en ti esa niñez lejana! Bueno, no tanto, jejeje...
Un placer compartirlo.

Recibe mi abrazo.

Ana said...

La olor a lluvia junto al sonido que produce ésta al llenar el cántaro, rebosa haimi, amigo. Un haiku encantador.

Ana said...

La olor a lluvia junto al sonido que produce ésta al llenar el cántaro, rebosa haimi, amigo. Un haiku encantador.

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Ana.
Ese "rebosa haimi" es un halago muy especial para mí.
Me alegra mucho que así sea.
Un placer tu visita y tus palabras, amiga.

Un beso.

Luján Fraix said...

HOLA JUAN CARLOS
ESPERO QUE TUS COSAS ESTÉN BIEN, AMIGO.
LA VERDAD ES QUE ESTABA NOTANDO TU AUSENCIA, PERO COMO ESTAMOS EN VERANO PENSÉ QUE TE HABÍAS IDO DE VACACIONES.

TODAVÍA TENGO QUE SUBIR A MI BLOG GALATEA EL POEMA QUE ME ENVIASTE AL CORREO QUE ES PRECIOSO.

TE MANDO UN BESO GRANDE.
ME ALEGRA VERTE DE NUEVO.

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Luján.
Como te decía, no tuve un buen comienzo de año. Esos momentos de dolor y recogimiento me apartaron de lo habitual. Estoy procurando volver a la normalidad. La vida no se detiene...

Me alegra que te guste ese poema de Pedroni. Coincido con vos: es precioso.

Nos seguimos acompañando.
Otro beso, amiga.

maria del carmen nazer said...

Un agasajo para mi alma. ¡Una preciosura ! ¡Felicitaciones ! besos de luz.

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, María del Carmen.
Me alegra que el haiku promueva en ti estas sensaciones.
Me encanta, además, tu saludo tan personal: esos "besos de luz" que espero merecer. Me llegan y me iluminan el alma...

Otros besos para ti.