Tarde de estío.
Al descolgar la ropa
granos de polen.

10 Comments:

gorka said...

Que maravilla de haiku, JC.

Llega el calor... esa ropa tendida en algún patio o terraza con su olor a limpio... y el asombro final al ver los granos de polen, que seguramente llevó el viento...

Muchas gracias por las sensaciones evocadas...

Un abrazo!

unsui said...

Muy bonito haiku
Un abrazo
j

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Gorka.
Me alegra que el haiku promueva en ti tales sensaciones.
Una manera de revivir este pequeño suceso en lo cotidiano.

Otro abrazo, amigo.

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Unsui.
Aprecio tu visita y me da placer compartir este momento.

Un abrazo.

Xaro La said...

Se siente la renovación en este haiku, ese polen que quedó prendido en la ropa en primavera...

Pasan las estaciones y el haijin está ahí con su mirar ¡Cuántas cosas...maravillas de la vida cotidiana!
Gracias por compartirlas

Un abrazo amigo JC


Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Xaro, por tu participación.
Siempre sumas algo especial en tus comentarios, que agradezco y admiro.

Nos seguimos acompañando.

Un beso, amiga.

Leti Sicilia said...

Esos pequeños granos de polen pasarían desapercibidos si la atenta mirada del haijin no estuviera presente... Lindo y delicado tu haiku Juan Carlos. Gracias.

Un abrazo.

Juan Carlos Durilén said...

Gracias a ti, Leti.
Valoro tu observación y me alegra que podamos compartir estos modestos sucesos que, aun así, tienen algo de magia, como es el caso.

Aprecio tu compañía.

Un beso.

maria del carmen nazer said...

Hermoso !! la ropa colgada ¡qué imagen tan tierna ! Muy lindo. besos de luz.

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, María del Carmen.
Me alegra que pases por aquí y te lleves esta imagen.

Besos para ti también.