En la hojarasca
una mariposa inmóvil...
¡igual a otra hoja!

15 Comments:

unsui said...

Precioso haiku!
Un abrazo
j

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Unsui.
Aprecio tu visita y tus palabras.

Cosas del otoño, ¿no?

Otro abrazo, amigo.

Luján Fraix said...

HOLA JUAN CARLOS
DISCULPA LA TARDANZA, ES QUE CERRÉ LOS COMENTARIOS OTRA VEZ PORQUE ME SENTÍA CONTRACTURADA Y AHORA ESTOY ATRASADA CON TODO. TE DEBO CORREOS Y TODO PORQUE LOS HE LEÍDO PERO NO HE TENIDO TIEMPO.

PRECIOSO SIEMPRE LO QUE ESCRIBES CON TU MANO MAESTRA.
BESOS

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Luján.
Aprecio mucho tu tiempo y tus palabras.
Comprendo también con qué amor y compromiso asumes esa voluntad de estar en cada detalle, y tu atención puesta en cada uno de nosotros.

Un beso, amiga.

LOS OJOS DE LA NIEBLA said...

Preciosos haikus.

Las mariposas son mi debilidad, pero me gustan todos, porque los haces de tal manera que llegan...

Saludos.
Pilar

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Pilar.
Valoro mucho tu compañía y tus comentarios.
Me es grato saber que te gusta lo que escribo.

Un abrazo.

AMBAR said...

Hola amigo Juan Carlos.
Así, nos quedamos de vez en cuando aquietados y adormecidos como la mariposa, precioso tu haiku leyéndote parecen tan sencillos y son tan profundos, dicen tanto con tan poco.
Espero perdones lo lenta que voy, después de mis días ausente, paso a visitar tu espacio, leerte y disfrutar de tus letras, dejando mi huella con un abrazo.
Ambar


Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Ambar, por tu atención y tu tiempo.
Siempre eres bienvenida, amiga, cualquiera sea el momento.
Aprecio mucho que te sientas identificada con lo que pretendo expresar.

Un abrazo otoñal...

gorka said...

Buena vista de haijin.

Contrastes de texturas. Esas hojas secas crujientes que contrasta con esa mariposa delicada, fina y tierna...
Esas hojas muertas en contraposición a esa mariposa llena de vida (que sin embargo permanece inmóvil).

Muy buen haiku JC. Un fuerte abrazo!

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Gorka.
Son estas maravillas que tiene el otoño. En este caso, esa mariposa mimetizada de admirable similitud.
Siempre la naturaleza nos sorprende.

Un abrazo, amigo.

Xaro La said...

Precioso haiku Juan Carlos, la mirada del haijin que se detiene ante la mariposa inmóvil, pero también en esa hoja seca que es el asombro final

Un buen haiku querido JC, un abrazo

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Xaro.
Es tal el parecido con las hojas secas que estas mariposas adquieren en otoño, que a veces no es fácil distinguirlas. Cuando ello ocurre, el ¡oh...! es inevitable.

Valoro tu compañía, amiga.

Un abrazo.

maria del carmen nazer said...

juan Carlos : estuve buscando tu correo y no lo encontré. Al cambiar hotmail por outlk ( algo así ) se me perdieron los contactos.
te dejo el mío mcarmennazer@hotmail.es.
Me gustaría tener una charla contigo.
CARIÑOS.

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, María del Carmen.
Me alegra tu visita.
Con todo gusto me pondré en contacto contigo de inmediato.

Un abrazo, amiga.

RAFAEL ROLDÁN AUZQUI said...

Querido Juan Carlos: releyendo tus haikus, me quedo, en esta lectura, con este... tan lleno de vida, para comentártelo. Veo en el isomorfismo al que la naturaleza es tan afecta, un puente maravilloso entre los reinos... La mirada del poeta une lo separado, distingue lo indiscernible... Gracias por esa mirada!!!