Sol otoñal.
Una ciega y un ciego
van de la mano.

20 Comments:

gorka said...

Se siente ese tibio calor...

Muy bueno!

Abrazos.

Kairi said...

Magnifico. Qué profundidad exquisita.Enhorabuena mi querido amigo cada día me gustan más. Besos de acá para allá.

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Gorka.
Tu visita y tus palabras son siempre un estímulo.

Nos seguimos leyendo.

Un abrazo, amigo.

Juan Carlos Durilén said...

Me alegra mucho lo que dices, Kairi.
Agradezco tu comentario tan generoso y tu compañía.

Un beso, amiga.

Leti Sicilia said...

Ellos no pueden ver pero sí pueden sentir, y ese sol otoñal llega al corazón... Hermoso y muy logrado Juan Carlos, gracias.

Un beso.

Juan Carlos Durilén said...

Gracias a ti, Leti.
La interpretación que aportas es hermosa.
Quizás el haiku no alcance a transmitir toda la significación de ese momento; por eso tus palabras ayudan a ampliar su contenido.

Un beso, amiga.

Betty Mtz Compeán said...

La belleza del otoño en breves letras.
Saludos.

Xaro La said...

Gracias por compartir tan tierna escena.
Un haiku lleno de sensaciones...sugiere tantas cosas y todas bellas, tu hermoso corazón captó el instante y se llenó de eso que llamamos aware, me parece un haiku, sencillo,tierno, bello,delicado, compasivo...

Juan Carlos tu trasmites con el corazón, y de corazón a corazón llega
Muchas gracias

Un cariñoso abrazo amigo JC

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Betty, por pasar por aquí y detenerte.
Aprecio tu compañía y me alegra compartir esta postal de otoño.

Un abrazo, amiga.

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Xaro.
Hermoso tu delicado comentario, tan extenso y generoso.
Tal como tú dices: de corazón a corazón.
Me place saber que el haiku te ha sugerido tantas cosas bellas...

Un beso, querida amiga.

MERCEDES PÉREZ "KOTORI" said...

precioso... de esos que abren el corazón...

-^- kotori

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Mercedes.
Tu palabra abre mi corazón...
Un profundo placer compartir esta escena.

Un abrazo, amiga.

Belén Rodríguez Cano said...

Juan Carlos, llego de la mano de nuestra común amiga Luján a conocerte. Me encanta el espacio que has creado; en él se respira paz y buen hacer. Si me lo permites, me quedo.
Un abrazo desde Pueblo poeta.

Juan Carlos Durilén said...

Encantado, Belén. Desde luego.
Bienvenida a este pequeño espacio, y es un honor compartir contigo estos momentos haikus.
Gracias a la buena amiga Luján por hacer extensiva esta posibilidad de encuentro.
Visitaré tu "Pueblo poeta". Será un placer.

Un abrazo otoñal...

Josefa said...

Precioso Juan Carlos. Que vivencia mas entrañable transmite este haikus. Gracias por compartir.
Besos con todo mi cariño.

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Josefa, por tu compañía y tus cálidas palabras.
Me alegra transmitir esa vivencia tierna y emocionante que tuve la suerte de experimentar.

Un beso, amiga.

Josefa said...

En El blog de josefa Hay una entrada nueva. Esty segura que te va a gustar y sorprender.
Un beso.

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Josefa.
Por allí pasaré sin falta.

Un abrazo otoñal...

AMBAR said...

Hola amigo Juan Carlos.
Pasaré con más tiempo y leeré lo perdido.
De la mano los ciegos se compañan y yo noto la falta de tu compañía en mi espacio desde hace tiempo, seguro que no te has olvidado de mi?.
Después de unos cuantos días ausente de visitar y comentar vuelvo a visitar tu espacio, leerte y disfrutar de tus letras, dejando mi huella con un abrazo.
Te deseo un buen fin de semana
Ambar

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Ambar, por tu fiel compañía y tus comentarios.
No me he olvidado de ti, por supuesto.
Volveré a pasar hoy mismo por tu rinconcito.

Un beso, amiga.