El sol se oculta.
Las ramas se oscurecen
de noche y tordos.

8 Comments:

maria del carmen nazer said...

Hola Juan Carlos ! ¡Precioso ! Siempre me pregunto cómo haces para dibujar en tres versos toda una realidad. Mi admiración.
Besos del alma.
¡FELIZ DIA !!! :)

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, María del Carmen.
En el haiku todo es observación y práctica, sentir lo percibido y expresarlo. Luego está, como es tu caso, contar con la sensibilidad y la compañía del amigo lector para que el poema se complete.

Un beso, amiga.

María said...

Me gusta el sol de tus palabras que envuelven este haiku tan precioso.

Un beso.

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, María.
Un placer tu compañía y tus palabras.

Otro beso.

Dea Bea Candiani said...

Tus haikus siempre tienen ese no sé qué poético, que en realidad sí tiene un nombre...

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Bea.
Un placer compartir especialmente este haiku, ya que es una nueva versión sobre el ejercicio que hicimos en grupo, como recordarás.

Aprecio mucho tu nueva visita y tu concepto tan generoso.

Un abrazo, amiga.

Xaro La said...

Una vez más me inclino con respeto ante tan gran haijin

Un gran abrazo amigo JC

Juan Carlos Durilén said...

Eres muy generosa, Xaro.
Valoro tu respeto y el enorme elogio que me haces, pero solo soy tu compañero de ruta que cuenta con tu admirable sensibilidad en esto de compartir instantes y emociones.

Gracias, amiga. Otro abrazo.