El frío pone
cachetes colorados.
Ríen los niños.
 

9 Comments:

Kairi said...

Tierno. Saludos y un fuerte abrazo.

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Kairi.
El invierno también tiene estas simpáticas escenas.

Un placer tu compañía.

Un abrazo.

maria del carmen nazer said...

Cuánta ternura Juan Carlos ! Es precioso este haiku . Pude ver esos cachetes colorados. ¡Una delicia
Besos del alma ! :) !!

maria del carmen nazer said...

Cuánta ternura Juan Carlos ! Es precioso este haiku . Pude ver esos cachetes colorados. ¡Una delicia
Besos del alma ! :) !!

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, querida María del Carmen.
Postales de este invierno de nuestra tierra.
Espero que por allí, por Corrientes, no sea tan severo, aunque sé que la crecida del río Paraná a traído zozobra en una extensa zona.

Gracias por tu compañía.

Un beso, amiga.

Xaro La said...

Entra alegría al leer tu haiku Juan Carlos, bendita niñez, bendito tú, que nos trasmites estos instantes tan tiernos

Un cálido abrazo amigo JC

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Xaro.
Como siempre, tus generosas palabras le confieren más calidez y amplitud al limitado espacio del haiku.

Un placer tu compañía.

Otro abrazo, amiga.

gorka said...

Buen contraste entre ese frío... y esos cachetes colorados...

Y ese último verso, aportando alegría al haiku. Y es que con espíritu de niño todo momento es magia.

Un abrazo.

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Gorka.
Como siempre, tus comentarios generosos amplifican la escena.

Otro abrazo, amigo.