Rama de nísperos.
También sobre la acera
frutos maduros.

10 Comments:

Rosamaria Ruperez said...


Hermoso blog ,
lo acabo de descubrir y quedé predada.

Hermoso haiku sencillo y armonioso.

Saludos y gracias.

maria del carmen nazer said...

hermoso haiku. Me gustan mucho los nísperos . Ahora no se encuentran. Acá, por lo menos.
Besos del alma. :)

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias a ti, Rosamaría.
Bienvenida.
Aprecio tu visita y tus palabras.

Un abrazo.

Juan Carlos Durilén said...

Un placer tu compañía, querida María del Carmen.
Te enviaré un paquete con nísperos, jejeje...
Aquí, por el barrio, hay unas cuantas plantas.
Gracias, amiga.

Un beso.

Xaro La said...

Pronto los pájaros, las hormigas... se deleitaran con esos nísperos maduros... Qué bien plasmado está el instante Juan Carlos, me gusta mucho

Un abrazo querido amigo

Juan Carlos Durilén said...

Me alegra, Xaro, que te guste.
Cierto lo que dices en cuanto a pájaros y hormigas. Ellos suelen aprovecharlos mejor que nosotros.
Tan pródiga la naturaleza...

Gracias, amiga.
Un fuerte abrazo.

Alberasan said...

Me gustan los árboles, quizás sean los seres más especiales. Me gustan los árboles callejeros, quizás por ese plus de energía que necesitan. Me gusta el haiku por todo ese abandono del que habla y la fuerza de ese ser leñoso. Me gusta pasearme por aquí, por este tu blog.
Un abrazo, especial, porque sé que has perdido a alguien muy querido.

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Alfredo.
Hermoso tu comentario sobre nuestros hermanos, los árboles.
Me alegra mucho que este rinconcito te resulte acogedor, y valoro ese abrazo que me reconforta.

Te deseo lo mejor, amigo.

Otro abrazo.

紅葉 momiji said...

Este haiku me gusta especialmente Juan Carlos. Aparte de la propia genersosidad natural que transmite, ese repartir frutos sin importar dónde caigan, me gusta el ritmo, la sonoridad.
Tiene una musicalidad especial.

Un abrazo grande

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, momiji.
Tus palabras también están llenas de generosidad.
Me alegra que el haiku "suene" en ti de esa manera.

Otro abrazo, amigo.