Convalecencia.
Por la misma ventana
se va otro día.

14 Comments:

maria del carmen nazer said...

Tuve que pensarº. Sí, así es la convalescencia , interminable.
Un abrazo.

Leti Sicilia said...

El paso del tiempo se percibe de forma diferente...

Un afectuoso abrazo Juan Carlos.


Juan Carlos Durilén said...

Hola, María del Carmen.
Gracias por pasar y detenerte.

Un abrazo, amiga.

Juan Carlos Durilén said...

Tú lo has dicho, Leti.
Para el enfermo, cada día es un largo día repetido...

Gracias por tu compañía y tus palabras.

Con el mismo afecto.

Mirta Gili said...

Espero que todo esté bien, Juan Carlos...

Te acompaño


enferma -
se hace larga la noche
en la ventana


Un fuerte abrazo

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Mirta, por tu preocupación y tus buenos deseos.
Aprecio tu compañía.
A juzgar por tu haiku, conoces estas largas vigilias...

Un abrazo, amiga.

gorka said...

Espero que te recuperes...

Un abrazo Juan Carlos.

Alberasan said...

Por esa misma ventana, llegará un nuevo día... y aunque 23 horas y 59 minutos sean muy duros,siempre habrá un minuto que sea una caricia para el alma.

Un abrazo desde el verdor de mi tierra, desde mi corazón, amigo.

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Gorka.
La palabra de un amigo es la mejor medicina.

Un fuerte abrazo.

Juan Carlos Durilén said...

Alfredo, querido amigo.
Hermosa tu reflexión.
Valoro tu visita y retribuyo tus buenos deseos para que la salud
también te acompañe.

Otro abrazo desde esta Córdoba invernal...

Xaro La said...

Gran haiku Juan Carlos,pero, me has preocupado...

Un fuerte abrazo

Juan Carlos Durilén said...

Querida Xaro:
Nada demasiado serio. Solo unos pocos días de cama, pero alcanzó para darme cuenta qué han sentido dos amigos que no hace mucho se han ido, tras una larga enfermedad.

Lamento haberte preocupado. Gracias por tu afecto y tus palabras.

Un abrazo, amiga.

"Elena de San Telmo" Elena Bravo said...

El tiempo lineal cuando nos enfermamos. cuánto expresa este haiku! Saludos

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Elena.
Una alegría tenerte por aquí.
Aprecio tus palabras y tu saludo.

Un abrazo, amiga.