Rachas de abril:
más hojas en la acera
recién barrida.

11 Comments:

lena alondra said...

buen día Juan Carlos, y digo "buen día" porque al leer tu haiku, imaginé una mañana fresca de abril, muy tempranito, quizá después del mate matutino, barriendo la acera, o vereda como decimos acá...
una mañana algo nublada, con esa brisa que desprende las hojas de las ramas, hojas amarillas, marroncitas, que van tapizando la calle y estoy segura que a vos también desde niño te gustaba pisarlas y escuchar su "música" característica :)
cuántas cosas me hacen imaginar y recordar tus haikus, gracias :)

un abrazo y que tengas una hermosa semana

Rosamaria Ruperez said...

Así es el Otoño...
caen las hojas interminablemente.

Me encanta esa estación
como en la vida todo se renueva.

Y despues como aqui en España ...comienza a surgir la explendida primavera llena de frutos y colores.

Un abrazo maestro de haikus.

lena alondra said...

nuevamente yo, acabo de darme cuenta, que hoy es jueves, y despistada como acostumbro ser, imaginé que hoy era lunes, debido al feriado de ayer, que me pareció domingo!por eso te deseé una buena semana...
me corrijo entonces, que tengas un hermoso "fin de semana" :D

(no me digas que a veces no es mejor ser un poco distraído jajaj)

maria del carmen nazer said...

Hola Juan Carlos. Se me fue el miércoles como un suspiro, corriendo de un lado para el otro con mi canichita enferma, por eso me demoré
Como siempre precioso, impecable haiku. maestro.
Un abrazo gigante.
¡FELIZ DIA !! :)

Juan Carlos Durilén said...

Buen día, Claudia.
Gracias por pasar por esta vereda.
Hermoso tu recuerdo; es verdad, de niño me gustaba y aún me gusta pisar las hojas secas, tan frágiles y hermosas...
Gracias también por tus buenos deseos para la semana o el fin de semana, jejeje...

Un abrazo, amiga.

Juan Carlos Durilén said...

Gracias por pasar y detenerte, Rosamaría.
Todas las estaciones tienen su encanto. Deseo que atravieses una hermosa primavera.

Un abrazo desde este otoño.

Juan Carlos Durilén said...

Tan atenta, como siempre, María del Carmen.
Lo mejor para ti y para tu compañerita; que se mejore.

Que pases un lindo jueves otoñal.

Otro abrazo, amiga.

elias said...

Querido y admirado Juan Carlos: de nuevo otra sorpresa más que agradable, de nuevo otro giro inesperado, de nuevo aúnas la máxima sencillez y delicadeza. Este haiku me parece maravilloso y hace del mundo un lugar algo mejor. Te agradezco que sigas compartiendo tu talento, tu sensibilidad y tu corazón.
Un fuerte abrazo.

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, querido Elías.
Me abruma tanto elogio, tanta generosidad de tu parte.
Me alegra que el haiku despierte en ti un sentimiento tan entusiasta.
El valor del haiku está en tu corazón, amigo.

Otro fuerte abrazo.

Xaro La said...

Ese otoño de ahí en abril, qué hermosa estación, la sutileza en que el haijin describe ese caer de hojas es sencillamente delicioso.

Un abrazo querido JC

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Xaro. Tan atenta, como siempre.
Particularmente el otoño tiene "algo" que nos invita a expresarlo. El tema de las hojas es un tema recurrente e inevitable en el haiku.
Como los brotes y flores de tu primavera.

Otro gran abrazo, amiga.