Tarde nublada
con aroma a café.
Cierro los ojos.

12 Comments:

Rosamaria Ruperez said...

Momento delicioso y satisfecho

Me encanta este haiku ...casi siento el aroma del cafè.

Un abrazito Juan Carlos.

Leti Sicilia said...

Se percibe ese instante de relax, cerrar los ojos y dejarse llevar por ese aroma inconfundible...

Espero que el invierno no esté siendo muy duro por tu tierra.

Besos.

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Rosamaría.
Parece que este aroma llega lejos, tanto como al corazón, ¿no?

Otro abrazo a ti, amiga.

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Leti.
Así es. Un aroma tentador y tan clásico.

En verdad, hasta ahora ha sido un invierno bastante "piadoso". Lo malo suelen ser las heladas tardías.

Un placer tu visita. Un beso.

maria del carmen nazer said...

Hola Juan Carlos. ¡HERMOSO !!
Hasta siento el aroma del café. ¡y está riquísimo !
Un abrazo gigante.

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, querida María del Carmen.
Me alegra que así sea.

No faltará ocasión en que podamos compartir uno, ¿no te parece?

Otro abrazo, amiga.

elias said...

¡Oh!...
Impresionante.
Un abrazo.
_/\_
E.

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Elías, por pasar y detenerte.
Me place compartir este café...

Otro abrazo, querido amigo.

紅葉 momiji said...

Precisamente ahora estoy tomando el café (este mañanero) y qué placer leer un haiku sobre ese aroma tan grato. Ummmm.... ya lo creo que dan ganas de cerrar los ojos :)

Un abrazo grande

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Félix.
¡Qué placer poder compartir este café contigo, a la distancia!

Parece que el haiku todo lo hace posible...

Aprecio tu compañía.
Una abrazo.

Xaro La said...

Toda la perfección en este haiku, la tarde nublada,el aroma de un café que llega mientras uno se relaja, cómo no cerrar los ojos en un momento como este de paz y serenidad

Un haiku que me ha llegado en lo profundo, gracias querido amigo

Un abrazo grande

Juan Carlos Durilén said...

Gracias a ti, Xaro.
Me alegra mucho esta sintonía de sensaciones.
Una manera de compartir este café a la distancia...

Un gran abrazo, querida amiga.