Cesó la lluvia.
En el tilo, un gorrión
bebe unas gotas.

12 Comments:

AMBAR said...

Hola mi buen amigo Juan Carlos.
Siento estar tan alejada de todo esto, hacía tiempo que no veía tus publicaciones, ni otras muchas.
Cesó la lluvia...aquí el aguacero de emociomes mezcladas no termina de caer.
Desde un espacio ajeno al de siempre
En este tres de octubre, dejo mis mejores deseos para hoy y siempre
Miles de gracias desde y con el corazón.
Tan pronto mi ordenador esté arreglado
Te volveré a visitar.
Un gran abrazo.
Ambar

gorka said...

Gracias, Juan Carlos.

Una preciosidad _/\_

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Ambar.
Una alegría tu visita y poder leerte, una vez más.
Deseo que en ti todo fluya y alcances esa armonía tan necesaria y merecida.

Un abrazo, amiga.

Juan Carlos Durilén said...

Gracias a ti, Gorka.

Por tu compañía y por tu afinidad.
Con esta alegría de compartir momentos así.

Un abrazo, amigo.

Xaro La said...

Maravilloso querido Juan Carlos.. me ha invadido una gran ternura...

Un gran abarzo

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Xaro.
Coincidimos en ese sentimiento: a mí también me provocó ternura la escena.

Aprecio tu comentario y tu siempre grata compañía.

Otro abrazo, querida amiga.

baba_44 said...

preciosa imagen.
emociona !!!!

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Baba.
Tu emoción hace que este camino elegido del haiku tenga un profundo sentido.

Aprecio tu visita y tu palabra.

Un abrazo.

maria del carmen nazer said...

Un haiku de lujo. El gorrioncito es mío.
Un abrazo Juan Carlos.

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, María del Carmen.
Te mereces el gorrioncito, jejeje... por la constancia de tu compañía y tus palabras siempre alentadoras.

Me place compartir momentos tan gratos.
El haiku lo hace posible.

Otro abrazo, amiga.

紅葉 momiji said...

Precioso haiku amigo mío. Transmite paz y delicadeza.

Un abrazo

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, momiji.
Es muy grato hallar tal afinidad.
Tan grato como compartir lo vivenciado.

Otro abrazo, amigo.

Gracias por estar siempre tan cerca...