Hora de siesta.
Un canto de torcaza
en soledad.

6 Comments:

leticia sicilia said...

Llega la atmósfera propia del instante, el sosiego, el silencio y de pronto ese canto... Lindo haiku.

Gracias, un abrazo,

Juan Carlos Durilén said...

Gracias a ti, Leti.
Es grato saber que aquello que nos impresiona, de algún modo también permite atraer afinidades.

Otro abrazo, querida amiga.

Jesús Malia said...

Queridos amigos:

He caminado junto a Basho, el monje zen y poeta. Y con Basho he descubierto que

No solo peces,
también cobija el río
a las estrellas.

Y con Basho también quiero aprender a levantarme:

¡Levanta el vuelo!
Si el viento te regresa
¿qué, mariposa?

Y

¿Es tu agonía?
Canta siempre, cigarra,
que aún dura el día.

Estos haikus, y otros, forman parte de mi poemario "Deriva", que acabo de publicar con la editorial Tigres de Papel, en papel y en digital. Ver en www.tigresdepapel.es. También incluye mi estudio sobre el haiku de Basho.

Y también mi particular camino de Santiago, que hice a pie.

Samos me inspiró para escribir:

Es un pozo sediento en el hombre su alma,
le echa amor y no colma,
le echa Dios y no sacia.

Inútil sumergir el cubo de la razón,
de tanto vacío
lo hará rebosar.

En Mélide, a parte del rico pulpo, y un tocino estupendo que me dieron en una taberna, también vi que

Mariposas azules, sobre el río, se aman.

Presentaremos "Deriva" en el Ateneo de Madrid el día 27 de febrero, viernes, de este 2015. Tal vez te será difícil estar para escucharme los versos. En cualquier caso, te recomiendo encarecidamente que los conozcas.

Si te surge algún interés en este trabajo o mi persona, fácil es localizarme, mi dirección de correo está accesible en mi blog.

Encantado estaré de recibir tus nuevas.

Jesús Malia

Aquí la lectura del poeta y haijin José Cereijo de mi poemario.
http://poesiaabierta.blogspot.com.es/2015/01/lectura-de-deriva-jesus-malia-tigres-de.html

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Jesús, por la invitación.
Un placer compartir este camino.
Te deseo todo lo mejor.

Un gran abrazo.

Josefa said...

La hora de la siesta reflejada muy bien en tu haiku.
Me ha traido recuerdos.
Un beso.

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Josefa, por tu visita y tus palabras.

Me alegra mucho saber que el haiku te ha traído recuerdos.

Otro beso, querida amiga.