Haiga - Julio/2010

10 Comments:

Mirta Gili said...

Juan Carlos, qué bello el silencio de ese tiempo que trascurre entre rama y rama.
Una foto-haiku conmovedor.
Un besooo

Juan Carlos Durilén said...

¡Hola, Mirta!
Agradezco una vez más tu amable visita y tus palabras siempre cargadas de generosidad y acierto.
La espera fue larga y el frío, pero la luna me acompañaba, de rama en rama...

Otro beso para ti.

MERCEDES PÉREZ "KOTORI" said...

Me encanta ese leve y frío movimiento de la luna a través del árbol y la percepción del poeta que ¡debía de estar congelado con ese aire helador que se adivina!y a pesar de todo es capaz de escuchar a la luna y escribir un haiku.
Enhorabuena

Alberasan said...

Un saludo Juan Carlos.
No me canso de leerlo. Quizás, como soy medio lobo jejeje me apetece aullar: au au auuuu (como homenaje a tu gran haiku y con todo mi respeto y cariño).
un abrazo y hasta pronto

Juan Carlos Durilén said...

Muy amable, Mercedes.
Agradezco tu visita. La calidez de tus palabras entibian este haiku cargado de frío y de luna. El rigor del clima también tiene su encanto y, pese a todo, fue bueno estar allí.

Un beso.

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Alberasan.
Por tu "instintivo" homenaje; por el respeto y cariño que encierra.
Me place compartir con vosotros esta humilde experiencia contenida en la brevedad del haiku.

Otro abrazo.

Elsa said...

Hola Juan Carlos

Muy hermoso haiku. Me gusta mucho como describes el transcurrir del tiempo a través de esa luna de invierno...

¡Felicidades!

Un abrazo

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Elsa:
Por tu visita y el aliciente de tus palabras siempre tan oportunas.
Me alegra que el haiku logre expresar ese transcurrir, de espera y frío. Con esa luna...

Agradezco tu compañía.

Recibe mi cariño.

Toñi タンポポ said...

Precioso haiku, Juan Carlos.

Y gracias por tu invitación a entrar en este espacio.

Un beso

Juan Carlos Durilén said...

¡Gracias a ti, Toñi!
Por tus amables palabras y tu compañía, en este compartir emociones por el mismo camino.

¡Bienvenida!

Un beso.