Cielo estrellado.
La casa abandonada
huele a jazmín.

18 Comments:

Leti Sicilia said...

Una hermosa composición Juan Carlos, muy bella.

Besos.

Juan Carlos Durilén said...

Nuevamente gracias, Leti.
Eres muy generosa y sensible.
Procuro lo mejor que puedo acercarme al espíritu del haiku.
Tus palabras me lo confirman en estos que, muchas veces, no pasan de ser intentos.

Otro beso.

MERCEDES PÉREZ "KOTORI" said...

Me gusta tu haiku Juan Carlos... para mí sentir, los jazmines y las estrellas, de alguna manera están hermanados.

Un abrazo, Mercedes.

Juan Carlos Durilén said...

¡Muchas gracias, Mercedes!
Siempre tus palabras tienen la virtud del estímulo.
Me causa placer que el haiku provoque en ti esta delicada y profunda sensación...

Otro abrazo.

GOG said...

Juan Carlos, enhorabuena por este haiku y por todo el blog en general. Buen trabajo.
Abrazos. Genaro (Gog)

Juan Carlos Durilén said...

Te estoy muy agradecido, Genaro.
Por pasarte por aquí y por tus amables conceptos.
Es un placer compartir contigo estas miradas afines.

Un abrazo.

mercè said...

un jazmín trepando por paredes muertas, dando un hálito de vida al abandono... y las estrellas, mudas, agradecen el perfume...
muy bello

besos

Juan Carlos Durilén said...

¡Gracias, Mercé!
Es grato comprobar esta afinidad.
Y cómo las sensaciones cobran vida en quienes, como tú, tienen la bondad de pasar por este espacio.

Continuamos compartiendo el camino.

Un beso.

Juan Carlos Moreno said...

MARAVILLOSO HAIKU!!

Te felicito amigo,
he disfrutado mucho leyéndolo

Juan Carlos

Juan Carlos Durilén said...

¡Muchas gracias, Juan Carlos!
Por tu compañía y por tus palabras cargadas de entusiasmo. Quizás lo maravilloso esté en esa afinidad y en ese puente que el haiku establece para nuestro regocijo.

Un fuerte abrazo y que tengas una ¡Feliz primavera!

Claudia Bakún said...

Insisto: cada día escribe usté mejor! Y no es elogio fácil.Me han llegado mucho los tres: éste, el de la flor del hibisco y el de las hojas que se van con la corriente.
Es muy difícil que lleguen tan bien las sensaciones en el haiku, y aquí llegan y transmiten una emoción muy sentida a quien los lee.
Un abrazo, amigo! (lo de usté es chiste, ya sabés)

Juan Carlos Durilén said...

¡Gracias, Claudia, una vez más!
Me encantó ese "usté" tan español.
Y no deja de ser un privilegio tener lectores con tal sensibilidad que depositan todo el mérito en quien escribe, cuando en realidad es el corazón del lector el que cierra el círculo fecundo del haiku.
Asi que, Claudia, en todo caso compartimos ese mérito.

Agradezco, además, tu nueva visita y el tiempo dedicado a recorrer este espacio, que también es tuyo.

Un beso.

yiokun said...

saludos, Juan Carlos.
me gusta mucho este haiku.

Elsa said...

Cielo estrellado.
La casa abandonada
huele a jazmín.

A mi este haiku me transmite esperanza. Muy hermoso, Juan Carlos.

Un beso

Juan Carlos Durilén said...

¡Cuánto me alegra, Gio!
Un placer que pases por aquí, y tu concepto que es importante para mí, sin duda.

Muchas gracias, amigo.

Un abrazo.

Juan Carlos Durilén said...

¡Tan amable y generosa como siempre, Elsa!
Gracias por la constancia de tu compañía. Gracias por tus hermosas palabras.

Un beso.

Mirta Gili said...

Bueno ya han dicho todo mis compañeros.
Bajo un cielo estrellado en aquella casa abandonada la sorpresa de oler a jazmín... no es poco verdad?!

Te acompaño con todo respeto y cariño... cuando a veces llueve

Nadie en la casa...
Huelo el primer jazmin
bajo la lluvia

Un abrazo muy fuerte Juan Carlos

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Mirta.
Aprecio mucho tu nueva visita y, desde luego, tus palabras.
En particular que hayas engalanado este espacio con tu hermoso haiku.

Precisamente, el haiku nos une a través de la fragancia del jazmín.

Otro abrazo para ti.