El sol y el viento
en las sábanas limpias
duermen conmigo.

12 Comments:

Leti Sicilia said...

Esa sensación que nos ofrecen unas sábanas que se han secado al sol es muy especial y tú logras ransmitirla de forma tan linda... Gracias Juan Carlos.

Buen fin de semana.
Un beso grande.

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Leti.
Me alegra mucho haber logrado trasmitir esa sensación, tan simple y doméstica, quizás, pero que tiene algo tan grato...

Que tú también tengas un hermoso domingo, amiga.

Un beso.

Rafael Castillo Morales said...

Me traes a la memoria los años de niño cuando acompañaba a mi mmadre a lavar al río y tendíamos la ropa en los árboles...Un abrazo

Juan Carlos Durilén said...

¡Qué bueno, Rafael!
Agradezco tu visita y mucho me alegra que estos versos te traigan ese recuerdo de la niñez.
Gracias, amigo. Me place compartir estas sensaciones.

Otro abrazo para ti.

unsui said...

Un bonito haku Juan Carlos quenos recuerda hasta que punto todo está ínter relacionado
Un abrazo

Gloriab said...

Cada día de sol y viento, de mi infancia, escuchaba a mi madre decir: !! Que hermoso día para tender sabanas !! Y tu haiku, me trae el aroma de las sabanas con viento y sol !!! Gracias, por el recuerdo. Un abrazo.

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Unsui, por pasar por aquí y detenerte.
Con un comentario que apunta a reforzar y reafirmar lo que el poema pretende trasmitir.
Y a juzgar por tus palabras, lo consigue.

Otro abrazo.

Juan Carlos Durilén said...

¡Qué feliz me hace, Gloria, que a vos también este haiku te remonte a tu niñez!
A tu madre, a esos momentos tan distantes que estas líneas traen al presente.
Gracias por tu visita, amiga.

Un beso.

Josefa said...

Este haiku ha traido a mi memoria.
dias de mi infancia cuando ayudaba a mi madre a tender la ropa al sol.
Me decía no hay mejor aroma que las sabanas secadas al aire y al sol.Gracias Juan Carlos por recordarmelo.
Feliz semana.

Juan Carlos Durilén said...

Gracias a ti, Josefa.
Y puedo comprobar que casi todos los que te precedieron en los comentarios, coinciden con ese recuerdo.
Hermoso cosechar estas vivencias que, sin duda, están allí, guardadas en el corazón.

Un beso.

Claudia Bakún said...

me sumo a los elogiosos comentarios.
Un haiku muy logrado y expresivo según mi humilde punto de vista.me encanta.
Un gran abrazo, amigo

Juan Carlos Durilén said...

¡Claudia! ¡Qué hermosa sorpresa!
¡Y cuánto me emocionan tus palabras!
Muchas gracias.
Por pasar por el blog, una vez más, y detenerte en este haiku.
Ha sido muy halagüeño poder compartirlo.

Otro abrazo.