Cielo estival.
Por el valle y las sierras
sombras de paso.

29 Comments:

Alberasan said...

La alegría es volver a verte en el camino.

Sombras efímeras, sombras de paso... ¡cuánto lleva este haiku!

Un abrazo,amigo.

Leti Sicilia said...

¡Qué bueno volver a leerte!
Sugerentes las sombras de tu haiku... Gracias.

Un beso.

Ana said...

"sombras de paso", ¡qué buen cierre!

La foto también es preciosa.

Un fuerte abrazo, Juan Carlos.

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Alberasan.
Por tu compañía y tus palabras siempre generosas.
Así es. Reanudar el camino, como esas nubes del haiku que pasan en silencio...

Otro abrazo.

Juan Carlos Durilén said...

¡Cuánto agradezco tu visita, Leti!
Aprecio tu hermoso comentario y tu cercanía.

Otro beso para ti.

Juan Carlos Durilén said...

Gracias por tus palabras, Ana.
Me alegra mucho que el haiku sea de tu agrado.
Gracias por pasar por aquí y detenerte.

Seguimos intercambiando miradas.

Te abrazo.

Luezei said...

Muy buen haiku,Juan Carlos.Qué buen observador!..

Un abrazo

unsui said...

mientras hay sol
Se mueven por el monte
Sombras de paso


Somos también nosotros sombras de paso.
Bonito haiku Juan Carlos
Un fuerte abrazo y buen fin de semana

Mirta Gili said...

Lentas se mueven
las sombras de las nubes
en las colinas


Un abrazo

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Luezei.
Eso pretendemos ser los poetas de haiku: buenos observadores.
En la inmensidad de los cielos o en lo minúsculo podremos siempre maravillarnos.

Nos seguimos acompañando.
Otro abrazo.

Juan Carlos Durilén said...

Aprecio y comparto lo que dices, Unsui.
Gracias por ese haiku que se hermana con el presentado.
Experiencias similares, frecuentes, en este universo poético.

También para ti un buen fin de semana.

Y mi abrazo.

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Mirta, por tu aporte.
Otro haiku inspirado en el mismo fenómeno. Miradas coincidentes.
Y, a propósito, como bien dice Unsui: "Somos también nosotros sombras de paso"

Aprecio tu visita, amiga, y que te hayas detenido también aquí a dejar tus impresiones.

Un beso.

LE CHEMIN DES GRANDS JARDINS said...

Les ombres ponctuent les distances, comme les virgules, nos phrases.

Roger

Juan Carlos Durilén said...

¡Bienvenido, Roger!
Gracias por tu visita, por haberte sumado a los seguidores de este modesto espacio y por tu amable comentario. No conozco mucho tu idioma pero interpreto el contenido de lo expresado. Me parece oportuno.

Merci beaucoup, mon ami.

Xaro La said...

Hay movimiento en tu haiku hasta se ven pasar las sombras. Muy bello Juan Carlos.

Abracitos amigo JC

Juan Carlos Durilén said...

Siempre tan amable, Xaro.
Un placer compartir contigo y con los demás amigos, estas miradas y este camino del haiku.

Un beso.

Rafael Castillo Morales said...

Excelente haiku y maravillosa foto que lo ilustra. Encantado de compartir contigo estos instantes en que la naturaleza o lo más querido llenan de palabras nuestro camino del haiku. Un abrazo.

Diente de león タンポポ said...

Qué preciosidad ... me sugieren mucho esas sombras.

Un abrazo.

Juan Carlos Durilén said...

Como de costumbre, tan generoso, Rafael.
Gracias por pasar por aquí y dejar tus impresiones, siempre bienvenidas.
Me alegra poder compartir estos momentos.

Otro abrazo.

Juan Carlos Durilén said...

¡Qué grata visita, Toñi!
Aprecio mucho que este haiku te resulte sugerente.
Tu sensibilidad lo hace posible.

Gracias, amiga.

Un beso.

RAFAEL ROLDÁN AUZQUI said...

Excelente haiku, querido Juan Carlos. Profunda expresión de la vida... Es bueno convertir todo en poesía... Un gran y afectuoso abrazo!

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Rafael, querido amigo.
Tu palabra, como siempre, tan atinada como amable.
Que sea la poesía la que prosiga iluminando este viaje en el que solo somos "sombras de paso", pero, somos...

Un apretado abrazo.

Josefa said...

Que profundo es este hiku.

Me veo, sombra de paso en el camino de mi vida.

Un abrazo querido amigo.

Josefa said...

Que profundo es este hiku.

Me veo, sombra de paso en el camino de mi vida.

Un abrazo querido amigo.

Juan Carlos Durilén said...

¡Cuánto aprecio tu comentario, Josefa!
Gracias por hacer que "tu sombra" se detenga en este pequeño lugar.

Nos seguimos acompañando.

Te abrazo.

María said...

Cielo cubierto de azul como tus letras, precioso haiku.

Juan Carlos Durilén said...

¡Qué placer, María!
¡Bienvenida!
Gracias por detenerte aquí y dejar tan hermosas palabras.
Son las que permiten seguir intentando lo mejor en este camino del haiku.

Un abrazo.

AMBAR said...

Como siempre, este lo encuentro profundo, todos desatan un montón de sentimientos en muy pocas letras, este me gusta mucho.
Como me gustaría, comprenderlos un poco mejor.
Un abrazo.
Ambar.

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Ambar.
Sin duda, si el poema te ha tocado, si en ti ha "desatado un montón de sentimientos", como dices, es porque tu sensibilidad está en armonía con lo expresado. Es suficiente. El puente se ha establecido. Y el haiku, entonces, alcanza a ser haiku.
Tú estás preparada, amiga poeta.

Te abrazo.