Campos de abril.
La sombra de los álamos
la lleva el viento.

16 Comments:

unsui said...

Un haiku de gran belleza.
Qué bien insinúas (aparte de que se ve en la foto) la pérdida de hojas y por tanto la pérdida de sombra.
¡Precioso!
Un abrazo
j

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Unsui.
¡Qué bueno que la intención de lo compuesto halla un eco tan fiel como lo expresan tus palabras!
El otoño tiene estas escenas, y cada una su encanto.
Agradezco tu visita, amigo.

Un fuerte abrazo.

Leti Sicilia said...

El viento se lleva la sombra... preciosa forma de plasmar en palabras ese instante otoñal.
Gracias Juan Carlos.

Un beso.

Juan Carlos Durilén said...

Gracias a ti, Leti.
Me alegra que el haiku pueda evocar esa figura, ese paisaje que se va desnudando, poco a poco...

Aprecio tu grata compañía, amiga.

Un beso.

AMBAR said...

PRECIOSA IMAGEN Y PRECIOSO TU HAIKU, SI EL VIENTO PUDIERA LLEVAR MIS SOMBRAS...
POR UNOS DIAS NO VISITARÉ, VOLVERÉ TAN PRONTO ME SEA POSIBLE.
DEJO UNAS LETRAS PARA ESTOS DÍAS.
UN ABRAZO.
AMBAR

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Ambar, por llegarte hasta aquí, una vez más, y dejar tus amables palabras; aunque ese "...si el viento pudiera llevar mis sombras..." me ha dejado preocupado.
Te deseo lo mejor en lo que dure esta ausencia, -que espero sea breve- cualquiera sea el motivo.

Un beso.

Xaro La said...

La sombra que se lleva el viento en forma de hojas, precioso, me gusta mucho Juan Carlos

Un abrazo

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Xaro.
Es un placer contar siempre con tu compañía y tus comentarios.
Tiempo de otoño. Valoro presenciar uno más...

Un beso, amiga.

Luezei said...

Parecería que nos hubiésemos puesto de acuerdo en publicar ambos un haiku relacionado con el viento de este otoño.El tuyo es muy sugerente,me encanta.
Un abrazo,Juan Carlos

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Luezei.
Es verdad. Ocurre que es un paisaje típicamente otoñal del que es difícil sustraerse. Es muy significativo.
Me alegra que coincidamos en la mirada y que ambos la hayamos expresado.

Otro abrazo.

Josefa said...

Precioso!

FELIZ PASCUA DE RESURECCIÓN!!!

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Josefa.
Mi saludo vuela hacia ti con esas hojas...
Con algo de nostalgia que trae consigo el otoño, pero sabiendo que la vida hace de la resurrección una constante, otro ciclo en este devenir infinito...

Un beso.

Silvana said...

Qué bella imagen!

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Silvana.
Sin duda, el otoño nos ofrece a cada paso la belleza de lo que caduca, sin que por eso deba ser sombrío. Otra enseñanza.

Un beso.

gorka said...

Precioso!
Un abrazo Juan Carlos!

Juan Carlos Durilén said...

¡Bienvenido, Gorka!
Gracias por pasar y detenerte a dejar tu comentario.
Un placer tu visita y compartir estas miradas en haiku.

Otro abrazo.