Tras la pedrea,
la sombra rala del tilo
y un nido deshecho.

6 Comments:

maria del carmen nazer said...

¡Pobre nidito ! seguramente el granizo lo destrozó.
HERMOSO HAIKU.
Que tengas un lindo fin de semana.
Un abrazo gigante.

Leti Sicilia said...

Así es la naturaleza...

Un cariñoso abrazo desde Canarias.

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, María del Carmen.
Siempre tan atenta.
Lo que expresa el haiku es lo que percibimos como daño, pero es parte de las fuerzas que rigen a la naturaleza en pos de su equilibrio.

Igual para ti, amiga. Que pases un hermoso fin de semana.

Otro abrazo.

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Leti, por tu compañía y tu comentario.
Coincide con lo que le expresaba a María del Carmen.
Aceptar como natural aquello que nos provoca dolor y compasión.

Un abrazo, amiga. Muy buen fin de semana.

Xaro La said...

la naturaleza que tanto nos regala, también está sujeta a seguir los ciclos, a veces tristes.
Un haiku de compasión donde la mirada del haijin se detiene y de este hermosa manera nos lo transmite.

Gracias querido JC, un gran abrazo

Juan Carlos Durilén said...

Gracias a ti, Xaro, por tu amable comentario, siempre tan oportuno.

Así es la naturaleza. Aceptarla es aceptarnos. Comprenderla, comprendernos.

Otro abrazo, amiga.