Noche brumosa,
se borra la silueta
de los cipreses.

8 Comments:

maria del carmen nazer said...

Hola Juan Carlos ! Una noche triste, oscura. ¡qué bien la pintas. Los cipreses me dan tristeza. Los asocio con cementerios.
Un abrazo gigante.
¡feliz día.

Juan Carlos Durilén said...

Es verdad, María del Carmen.
Por lo general esta especie es frecuente en los cementerios.
No es el caso, pero puede dar esa impresión.

Gracias por tu compañía. Que tengas un hermoso jueves.

Otro abrazo, amiga.

gorka said...

Pero siguen estando...

Buen haiku, compañero.

Un abrazo _/\_

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Gorka.
Así es. A veces, nuestros días también son brumosos, pero seguimos estando, seguimos camino, la luz aguarda...

Otro abrazo.

lena alondra said...

hermosa metáfora de que las tristezas ocultan nuestras alegrías...así parece que lo entendimos todos :)

pero es lindo cuando se ven las distintas interpretaciones de un poema, verdad?

precioso haiku, como siempre :)
un abrazo!

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Claudia.
Tal como tú lo dices. Lo que expresa y expone el haiku se enriquece con el aporte de cada lector.
Por lo tanto, la poesía se nutre de esa participación y de cada interpretación.

Aprecio la constancia de tus visitas.

Otro abrazo, amiga.

Xaro La said...

Qué bien expresado!!!, se siente esa noche brumosa en los cipreses, casi da hasta un poco de miedo... tan bien explicado que bien podría servir para la presentación de una película

Muchos besos querido amigo JC

Juan Carlos Durilén said...

¡Muy buena tu ocurrencia, querida Xaro!.
No se me había ocurrido lo de la película, jejeje...

Gracias por dejar tus impresiones sobre este momento particular.

Un beso, amiga.