La enredadera
recubre el viejo pino.
Cielo de abril.

14 Comments:

gorka said...

Muy bueno amigo...

Al leer el haiku, uno se imagina la escena desde el suelo (lo terrenal) pasando por el tronco hasta el cielo (lo inmenso y etéreo).
También podemos observar como esa enredadera parece aportar algo de verde (vida) al viejo pino... aunque puede ser también que lo esté ahogando...

Un abrazo _/\_

maria del carmen nazer said...

A mí me encantan tus haikus. A esa enredadera la ví , tiene las flores de un color fucsia brillante.
un abrazo gigante. ç
¡FELIZ DIA DEL TRABAJADOR !!

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Gorka.
Muy interesantes tus impresiones.
Es una enredadera que por aquí le llamamos "Santa Rita". En este caso, con algunas flores rojas, aunque también las hay moradas y fucsias, como indica María del Carmen.
El contraste con el pino oscuro es sumamente llamativo. Se embellecen mutuamente.

Un abrazo, amigo. Gracias por pasar.

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, María del Carmen.
Así es. Tal como le decía al amigo Gorka. Es una enredadera muy vistosa y tiene, por lo general, flores fucsias, como tú lo mencionas.
Me encantó verla trepada al pino.

Gracias, también, por el Día del Trabajador. Lo mismo para ti. Que disfrutes este hermoso jueves.

Un beso, amiga.

Rosamaria Ruperez said...


Me encanta tu haiku
me imagino conque fuerza
sube la enrredadera , ahora en primavera.

Un abrazo amigo Juan Carlos .

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Rosamaría.
Me alegra que el haiku sea de tu agrado.
Aprecio, como siempre, tu visita y tus comentarios.

Otro abrazo, amiga.

Amapola Azzul said...

Me gustan los haikus, enhorabuena por tu blog. Feliz semana.

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Amapola Azzul.
¡Bienvenida!
Un placer compartir este pequeño rincón.
Que lo mejor de la primavera te acompañe.

Un abrazo.

Xaro La said...

Muy bello el contraste del viejo pino con esa enredadera trepando y la mirada del haijin que no se detiene hasta llegar al cielo; muy bueno Juan Carlos

Un abrazo querido amigo

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Xaro.
Como siempre, tu mirada generosa hallando el momento preciso del haiku.

Es grato contar con tu compañía.

Otro abrazo, amiga.

Belén Rodríguez said...

Me gustaría ver esa enredadera cubriendo el pino. Precioso y visual haiku.
Un abrazo.

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Belén.
En verdad es una escena encantadora ver cómo la enredadera trepa por ese pino; el contraste de verdes, a lo que se suman las flores que lo engalanan.
Quizás, debí tomar una foto, pero me pareció mejor que cada uno lo imaginara a su manera.

Otro abrazo, amiga.

Ana Vera said...

¡Precioso! Acabo de descubrir tu página y ya la tengo guardada en favoritos.

Un abrazo.

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Ana.
¡Bienvenida a este pequeño rincón!
Me alegra que podamos compartir estos momentos que en forma de haiku procuran llegar al corazón.

Valoro tu compañía.

Otro abrazo, amiga.