Garúa mansa.
Cuatro palomas cruzan
el cielo gris.

10 Comments:

baba_44 said...

un haiku precioso y relajante !!!

si cierro los ojos, puedo sentir la fina llovizna en mi cara, mientras se oye el aleteo de las palomas...

un abrazo

AMBAR said...

Marcas bien el tiempo que aquí tenemos, a veces no es tan mansa y las palomas toman refugio.
Un abrazo.
Ambar

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Baba.

Me alegra que el haiku pueda llegar de tal manera.

Agradezco tu compañía y tus palabras.
Otro abrazo, amiga.

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, Ambar, por detenerte a dejar tus impresiones.

Por aquí ya estamos casi en verano, con un clima bastante cambiante.
Todo tiene algo de encanto.

Que sigas bien.
Un gran abrazo, amiga.

maria del carmen nazer said...

Precioso Haiku , Allí han tenido garúa. Acá se desplomó el cielo en baldazos de agua.
Un abrazo gigante Juan Carlos
¡FELIZ NAVIDAD !!junto a tus seres queridos.

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, María del Carmen.

Es verdad, en todo el litoral y la costa atlántica han sido muy intensas las lluvias. Estamos en verano, y también pasará...

Lo mismo para ti, amiga. Todo lo mejor en estas celebraciones de fin de año.

Un gran abrazo.

leticia sicilia said...

Buen haiku Juan Carlos, contrasta la atmósfera gris y serena con el movimiento de las aves... Gracias por compartirlo.

Un cariñoso abrazo amigo.

Juan Carlos Durilén said...

Gracias a ti, Leti.
Como siempre, un placer compartir estos momentos con los amigos y con los compañeros de ruta.

Y como siempre, también, te deseo lo mejor.

Otro abrazo.

紅葉 momiji said...

Hermoso haiku, y hermosa palabra: "garúa". Por aquí (norte de España) decimos "sirimiri" a esa llovizna que apenas está.


Un abrazo grande grande

Juan Carlos Durilén said...

Gracias, compañero, por tu compañía, por tus palabras y por ese aporte lingüístico.
Creo que ambas tienen algo de onomatopéyico.

Otro gran abrazo.