Abril/2011


Olor de otoño.
El follaje del plátano
se va en el humo.


Imagen: Camino con álamos (Óleo-1885)
            Vincent van Gogh


15 Comments:

Antonio said...

Precioso el haiku y...¡qué decir del cuadro que nos adjuntas! Verdaderamente un haiku visual.

Un abrazo y gracias por estos "dos" haikus.

Antonio.

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Antonio.
Aprecio mucho tu visita y tu comentario tan entusiasta.
En la ciudad está prohibido quemar las hojas que se barren, pero en las afueras alguna humareda hace caso omiso. Y allí, además, abundan los plátanos.

En cuanto a la pintura no sólo me pareció apropiada, sino, además, el encanto de tal estallido de luz y color otoñal. Esa luz que tanto buscaba atrapar Vincent.

Un abrazo.

J. C. said...

Estimado Juan Carlos:

Más que felicitarlo no puedo.

Sí, agradecerle por compartir.

Sin dudas la imagen es "de pelos" como dicen algunos jóvenes.

Un abrazo lleno de cariño.

_/\_

J. C. said...

Estimado Juan Carlos:

Más que felicitarlo no puedo.

Sí, agradecerle por compartir.

Sin dudas la imagen es "de pelos" como dicen algunos jóvenes.

Un abrazo lleno de cariño.

_/\_

Juan Carlos Durilén said...

Muy amable, J.C., como siempre.
El otoño es muy inspirador, y me resulta simpática esa expresión "de pelos" dirigida a la imagen presentada.

Gracias por su compañía.

Otro fuerte abrazo.

mercè said...

aroma de bosque, de naturaleza, de un adiós a la vida que tuvieron...
precioso conjunto el que nos muestras en esta entrada !!

besos.

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Mercé, por tus palabras tan amables, como siempre.
Sé toda la importancia (y con razón) que le confieres a la imagen y, de un modo particular, al haiku.
Me alegra compartir esta composición otoñal.

Un beso.

MERCEDES PÉREZ "KOTORI" said...

Juan Carlos... perdona por la tardanza y por la ausencia de comentarios, pero eso no significa que no te siga atentamente, si no que no tengo casi tiempo.

Un haiku y una imagen llena de sensaciones.

Un abrazo, Mercedes.

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Mercedes.
Por tu grata visita, por tus palabras y por tu disculpa, que mucho valoro, pero que no sea motivo de preocupación tu imposiblidad transitoria de acompañar y comentar.
Aunque esté en nuestro deseo, no siempre el tiempo nos permite cumplir con nuestra voluntad.

Me basta con saber que ambos compartirmos el mismo camino, con el mismo afán y el mismo respeto.

Otro abrazo para ti.

Leti Sicilia said...

Gracias Juan Carlos! Un haiku lleno de sensaciones y un maravilloso cuadro de uno de mis pintores favoritos, hermosa conjunción.

Un beso

Juan Carlos Durilén said...

Aprecio mucho tu hermoso comentario, Leti.
Me alegra que este haiku otoñal llegue hasta tu primavera. La naturaleza que siempre se prodiga.

Y enhorabuena que Vincent sea uno de tus favoritos. También para mí.

Gracias. Un beso.

Mirta Gili said...

Olor de otoño.
El follaje del plátano
se va en el humo.

Juan Carlos, un haiku donde se acentúa el sentido del olfato aparejado al de la vista y aún así ese olor característico del otoño es invadido de humo... y el paisaje se transforma.
Gran Haiku !!!
Perdona la falta de comentarios, te leo pero no siempre puedo expresarme...
Te abrazo muy fuerte

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, Mirta.
Tus visitas y tus comentarios son siempre bienvenidos.
Comprendo tu falta de tiempo, por eso valoro aún más las palabras que me dedicas.
Sé que de algún modo estás siempre presente. Me basta con eso, compañera de camino.

Gracias, de nuevo.

Un beso.

El Ermitaño said...

¡Precioso! ¡Tan real y etéreo a la vez...! __/\_

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, querido amigo.
¡Bienvenido a Hojas de Haiku!
Me honra tu visita y me place esta afinidad que la poesía puede establecer.
Gracias, además, por sumarte a la gente amiga que me acompaña y me alienta. Procuro dar lo mejor de mí.

Un fuerte abrazo.