Entrevista para la Revista Francófona de Haiku GONG Nº 58 (Enero-Marzo 2018)



Me entrevista su redactora, la amiga Isabel Asúnsolo

- Háblame de ti. Tu trayectoria. Cómo y cuándo descubriste el haiku.

     Parecerá algo poco frecuente, pero mi primer contacto con el haiku no fue a través de la lectura, sino escuchando un programa de radio. Lo anunciaron, lo leyeron y yo quedé fascinado. Se trataba de un haiku del maestro Bashō (más tarde supe que era uno de sus más celebrados haikus), traducido por Octavio Paz y Eikichi Hayashiya:

Este camino
ya nadie lo recorre.
Salvo el crepúsculo.
    
     En ese mismo momento sentí que el camino de verdad y belleza en la brevedad expresiva, que yo andaba buscando en mi poesía, era ese. Su luminosa naturalidad. Esto aconteció en 2001, y a partir de entonces mi objetivo se ha centrado casi exclusivamente en leer, aprender, profundizar y ejercitarme en su práctica.




8 Comments:

Carlos Blanc Portas said...

Hermosa entrevista, Juan Carlos. No sabía de tus raíces francesas.Mi madre era Medio francesa de corazón y educación: vivió de pequeña en París el principio de la Segunda Guerra Mundial, allí la escolarizaron sus padres varios años y a su vuelta a España, viendo que había aprendido el francés sus padres la matricularon en el liceo francés de Madrid donde cursó todo el bachillerato francés simultaneamente al español. Sus mejores amigas eran francesas y las conservó hasta su vejez.
Volviendo a tu entrevista me ha llamado la atención algo que ya sabía pero tenía un poco descuidado de tus haikus: el valor que das en ellos a la naturaleza, siempre protagonista más que las personas. Como bien dices, creo que en ella está la esencia del haiku y últimamente me da la impresión de que tendemos a olvidarlo. Quizás cuando el haiku se aleja en su temática de la naturaleza o la desplaza a un segundo lugar o, incluso, la pone al mismo nivel que la temática humana, quizás en ese momento empieza a traicionar su verdadera “naturaleza”, empieza a ser “menos” haiku. Es bueno que nos lo recuerdes.
Respecto a la métrica, últimamente he oído comentar que el 5-7-5 resulta monótono (en sentido negativo) cuando se sucede incesantemente a lo largo de un libro. Sabes que yo no lo creo. Creo más bien que el haiku está pasando, por desgracia, un momento de cierto “aburguesamiento” (en sentido negativo). Sí, el “burgués” se aburre de pasar la mirada superficial por el abigarramiento de cosas y objetos de los cuales le gusta rodearse y necesita entonces continuamente inventarse ya no cosas, sino “experiencias” igualmente superficiales para mantener activas al menos, ya que no su mente, sus “emociones”. Por eso esos haijines necesitan ahora ir alternando el 5-7-5 con todo tipo de arritmias que les hace el haiku más “entretenido”.
La finalidad del 5-7-5 es otra, como bien dices en la entrevista: hacer que el haiku fluya sobre un fondo de armonía que va siempre en su esencia. Una armonía que no se hace de notar pero que está ahí, como en la naturaleza.
Enhorabuena. Gracias por tus haikus y sigue con tu blog! Un gran abrazo.

Juan Carlos Durilén said...

¡Hermoso tu comentario, querido amigo!
Gracias por tu compañía, por extenderte en el tema de un modo profundo y de ese "saber mirar" que te caracteriza.
¡Qué bueno lo que comentas de tu madre! Esa cercanía con Francia ha permitido crear esos lazos. En mi caso, como lo expreso en la entrevista, no fue posible; mi abuelo paterno francés que llegó a Argentina, como tantos y tantos inmigrantes, falleció antes de que yo naciera. Una lástima no haberlo podido conocer. Mi padre, desafortunadamente, murió joven; tampoco pude relacionarme con él.Yo tenía escasos ocho años cuando partió. Cosas de familia.
Y ahora, ya mucho mayor, mis haikus están traducidos al francés por gentileza de l'Association Francophone de Haïku. Todo vuelve de algún modo.

Gracias, de nuevo, Carlos por tus sustanciosos conceptos. Una alegría que hayas pasado por el blog y dejado tus impresiones.

Un gran abrazo.

jj sastre said...

Te felicito Juan Carlos.
Una entrevista muy interesante y natural
Un fuerte abrazo amigo
j

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, "j".
Aprecio que te hayas detenido en ella, querido amigo, y que te haya resultado interesante.
Es parte del haiku: compartir vivencias.

Va mi abrazo.

leticia sicilia said...

Gracias por esta entrevista querido amigo, he disfrutado mucho con su lectura y por los interesantes aportes que compartes.

Un gran abrazo.

Juan Carlos Durilén said...

Gracias a ti, querida Leti.
Me alegra saber que mi modesta experiencia en el camino del haiku te haya resultado grata. He procurado, al igual que con el propio haiku, expresarla con sencillez. "Natural", como bien dice el amigo "j".

Otro abrazo desde este otoño austral.

紅葉 momiji said...

Sencillez, reflexión, calidez.. pues lo que tú eres, así la entrevista :)
Me ha gustado mucho leerte Juan Carlos.

Un abrazo grande

Juan Carlos Durilén said...

Muchas gracias, querido amigo.
Siempre tus palabras contagian emoción. Me pone bien saber que mis respuestas a la entrevista te han impresionado de tal manera.

Otro gran abrazo desde este sur.